Redes sociales y formación: ¿una buena combinación?

Redes sociales en la formación

Las Redes Sociales se han convertido ya en una herramienta de comunicación clave en la sociedad. Según un estudio realizado por IAB Spain, el 86% de los internautas españoles entre 16 y 65 años utilizan las redes sociales y 19,2 millones de personas lo hacen a diario. Por ello, no es de extrañar que hayan afectado a nuestra forma de vivir, de trabajar, de viajar y, por supuesto, de aprender.

Cuando no existía Internet, las herramientas para aprender eran muy limitadas. Principalmente eran los libros y los mentores o docentes los encargados de transmitir la formación. Sin embargo, desde que disponemos de Internet se ha abierto un gran abanico de posibilidades para el aprendizaje.

La implantación de herramientas TIC en los centros de enseñanza, el uso de tablets en las aulas o las asignaturas de informática, son ejemplos de que las nuevas tecnologías han calado ya en la formación. Pero las Redes Sociales todavía no están tan aceptadas y, de hecho, tienen también detractores.

Evidentemente, para que sean útiles hay que saber cómo utilizarlas de cara a mejorar nuestra formación. Pero la pregunta clave es: ¿Cómo podrían ayudar Facebook, Twitter o Instagram a que los alumnos aprendan? A continuación explicamos algunas de sus ventajas.

Ventajas de las Redes Sociales en la formación

  1. Diálogo: Una de las grandes ventajas de las redes es que generan conversaciones y debates. Aplicándolas a la formación, pueden servir para enriquecerte con diferentes puntos de vista sobre el tema sin necesidad de conocer a las personas con las que hablas.
  2. Contactos: Las redes sociales permiten agregar a compañeros, profesores y contactos que compartan tus mismos intereses. Así los alumnos pueden conocerse mejor y crear una conexión de grupo, lo cual es muy útil para hacer del aprendizaje un trabajo colaborativo.
  3. Cercanía: Gracias a las redes los expertos en las temáticas que te interesan son más accesibles. No solo puedes ver los contenidos que comparten tus referentes, sino también preguntarles dudas y establecer un contacto virtual.
  4. Filtro de contenidos: Dependiendo de tus contactos y de las páginas que sigas, te aparecerán unos contenidos u otros en tu timeline. Esto puede ser un arma de doble filo, ya que aunque las publicaciones sean sobre asuntos que te interesen, debes tener cuidado y contrastar la información.
  5. Material único: Muchas veces los materiales didácticos creados por expertos solo están disponibles en sus redes sociales. Es decir, te permiten el acceso a materiales exclusivos.

Por estas razones, utilizar las redes sociales para el aprendizaje puede ser una buena opción para que los estudiantes no solo aprendan, sino que también aprehendan y se involucren con su formación . Los profesores pueden fomentarlas proponiendo el uso de hashtags conjuntos, concursos, preguntas, aportaciones de contenido complementario…

Si quieres seguir aprendiendo sobre las redes sociales aplicadas a la formación, te recomendamos nuestro curso gratuito online Aplicación de las herramientas digitales en la innovación educativa. Te será muy útil tanto como formador como para cualquier trabajo que requiera gestionar comunidades de usuarios.