La entrevista de trabajo: el factor determinante para las empresas

Consejos entrevista de trabajo

Existen varias técnicas de selección de personal que pueden utilizar las empresas además de la lectura del currículum: entrevistas individuales, entrevistas grupales, test cognitivos, técnicas de simulación, etc. Todas ellas se pueden complementar entre sí, aunque la más habitual en el mercado laboral es la entrevista individual.

La entrevista de trabajo consiste en un encuentro cara a cara entre el candidato y el profesional de recursos humanos. Puede ser una entrevista meramente curricular o de competencias. La entrevista curricular se centra casi exclusivamente en la trayectoria profesional, mientras que la entrevista de competencias profundiza en conocer sus capacidades, actitudes y carácter del aspirante al puesto.

Según el ‘Informe Randstad de Tendencias de RRHH’ realizado en 2016, el 98% de las compañías realiza entrevistas curriculares y el 58% considera que su importancia es decisiva. Respecto a las entrevistas por competencias, las realizan el 79% de las empresas, aunque la tendencia es que poco a poco sustituyan a las curriculares. El resto de técnicas utilizadas por las empresas según dicho informe son:

Fuente: Informe Randstad de Tendencias de RRHH

Capacidades más valoradas

Durante las entrevistas todo es importante, desde el contenido y el tono de la conversación hasta la manera de mover los brazos y sentarse. Aunque las cualidades que más valoran las empresas a la hora de contratar son:

  1. Seguridad. Durante el transcurso de la entrevista debes mostrarte seguro de ti mismo, con una posición elegante y decidida. Esto mostrará que te sientes preparado para el puesto y que eres capaz de controlar la situación.
  2. Proactividad. Consiste en ser capaz de asumir responsabilidades tomar decisiones, proponer soluciones creativas y tomar la iniciativa a la hora de desarrollar las acciones necesarias.
  3. Diálogo elocuente. Tu discurso y forma de hablar debe adecuarse al tipo de empresa y al entrevistador. Deben evitarse los usos incorrectos del lenguaje, las muletillas y un tono demasiado coloquial.
  4. CV interiorizado. Además de saber qué has incluido en tu CV es conveniente que sepas adaptarlo a la oferta de trabajo. Es decir, profundiza en los aspectos que más encajan con el puesto al que postulas.
  5. Marca personal. Cada vez es más importante tener una marca personal y transmitírsela al entrevistador. Esto implica tener un buen CV y un perfil profesional desarrollado en las redes sociales, especialmente en LinkedIn. Así podrás demostrar que estás al día en el sector y que te interesas profesionalmente por seguir aprendiendo sobre él.