Carta de presentación: Marca la diferencia

Carta de presentación

Aunque el Currículum Vitae sigue siendo lo más importante para buscar empleo, la carta de presentación también se tiene muy en cuenta. Normalmente en las plataformas de empleo es opcional enviarla o no, pero es muy aconsejable redactarla. Los responsables de Recursos Humanos pueden llegar a recibir muchos CVs y la carta de presentación es una manera de llamar la atención.

Las cartas de presentación son útiles tanto cuando las envías online como cuando la presentas físicamente junto a tu currículum. El objetivo es demostrar a la empresa que eres la persona adecuada para el puesto y que tienes verdadero interés por formar parte de su equipo.

El único inconveniente de la carta de presentación es que requiere tiempo de preparación. Incluso aunque siempre utilices la misma plantilla, debes modificarla para que se adecue a los requisitos de cada oferta en particular. Pero merece mucho la pena, ya que tus posibilidades de ser contratado aumentarán considerablemente.

5 Consejos para redactar una Carta de Presentación:

1. Responde a la pregunta ¿Por qué querrías trabajar en esa empresa?

Para ello tendrás que informarte sobre la empresa y su sector. Después, muestra tu interés por formar parte de esa organización.

Ejemplo: “Estoy muy interesado en trabajar en su empresa porque la educación es mi vocación y sin duda su empresa es pionera en innovación educativa.”

2. Cuenta que cumples con sus requisitos

Si la carta la estás mandando a una oferta de empleo, explica que tienes experiencia y conocimientos sobre los requisitos que piden. Si estás mandado tu CV a una empresa sin que haya oferta por su parte, piensa en qué les podrías aportar. También puedes decir cuáles son tus estudios si están relacionados con el puesto.

Ejemplo: “Al haber estudiado el Grado Superior en Dirección de Cocina y haber trabajado como Jefa de Cocina, tengo los conocimientos necesarios para dirigir su restaurante. Esto incluye tanto la planificación, preparación y ejecución de los menús y la gestión del equipo y los recursos materiales.”

3. Habla sobre ti

Preséntate y comenta cómo eres en el trabajo. Cuenta si te gusta trabajar en equipo, asumir responsabilidades, si eres una persona proactiva… Da información para que el seleccionador considere que podrías encajar en la empresa.

Ejemplo: “Me considero una persona creativa, resolutiva y con muchas ganas de seguir formándome sobre mi profesión.”

4. Detalla tu experiencia

Si has tenido experiencias en un puesto similar, explica con detalle lo que hacías y cómo crees que sería beneficioso aplicarlo a tu nuevo puesto. Se trata de aportar información nueva que no aparezca en tu CV.

Ejemplo: “Durante mi experiencia anterior en un Bufete de abogados me especialicé en derecho civil y conseguí ganar el 95% de los casos de los que me encargué.”

5. Cuida la despedida

El cierre de la carta es fundamental para que el seleccionador se quede con una buena impresión. Puedes utilizar alguna fórmula que le anime a querer concertar una entrevista contigo en el futuro. Además, si tienes redes sociales profesionales o página web, puedes aprovechar para ponerlas. También debes decir que quedas a su disposición y a la espera de su respuesta o alguna frase similar. Al finalizar lo más correcto es acabar con un saludo y tu firma (si la entregas en papel) o tu nombre o firma electrónica (si es online).

Ejemplo: “Gracias de antemano por tener en cuenta mi candidatura, espero que le haya interesado mi perfil y podamos concertar una entrevista pronto. Quedo a su disposición para cualquier duda que le surja. Un saludo.”