5 Beneficios por los que seguir formándote si estás trabajando

Beneficios de la formación para trabajadores

Es una práctica bastante habitual dejar de prestar atención a tu formación cuando empiezas a trabajar. Sin embargo, es un grave error, ya que la formación sigue siendo necesaria sea cual sea tu situación.

El mercado laboral está en constante cambio y las nuevas tecnologías no dejan de actualizarse, por lo que la forma de llevar a cabo tu trabajo y las necesidades de tu empresa pueden variar. Así, la inquietud por mantenerse al día es cada vez más importante para desarrollar tu actividad profesional.

5 Beneficios de la formación para trabajadores 

Aumentar tus conocimientos y profundizar en tu especialización ya es un beneficio en sí. Pero, si no te parece suficiente, te explicamos otros 5 beneficios que obtendrás si sigues formándote mientras trabajas:

  1. Reciclaje:

    Como ya hemos dicho, el mundo está en constante cambio y debes adaptarte a las novedades que puedan afectar a tu trabajo. Esto se debe principalmente a la digitalización, que ya está presente en casi todos los sectores. Por ejemplo, un abogado debe aprenderse las nuevas leyes que se aprueban y un responsable de marketing debe estar al día de las nuevas redes sociales que surgen y cómo utilizarlas.

  1. Ser mejor en tu trabajo:

    Está estrechamente relacionado con lo anterior. Cuantas más cosas sepas sobre tu trabajo, más recursos tendrás para desempeñarlo. Si por ejemplo eres profesor, podrías estudiar este curso de Aplicación de las Herramientas digitales a la innovación educativa. No es imprescindible para tu trabajo, pero sí muy útil. 

  1. Acceder a ascensos y otros puestos:

    Tener nuevos conocimientos te puede abrir nuevas puertas, tanto dentro como fuera de la empresa. Si aprendes lo suficiente como para estar capacitado para asumir más responsabilidades, se podrá ver reflejado en tu salario y tus posibilidades para conseguir un ascenso aumentarán.

  1. Mantener la mente activa:

    Este es un beneficio a nivel personal que afectará directamente a tu salud. Es aconsejable que en tu día a día te esfuerces por pensar para así ejercitar tu capacidad intelectual. Acciones como mantener conversaciones especializadas, aprender idiomas o estudiar cosas nuevas son algunas maneras de lograrlo.

  1. Hacer networking:

    Asistir a cursos, conferencias y otras actividades de formación te servirá para ampliar tu red de contactos. Si se trata de formaciones específicas de tu sector, conocerás a personas con tus mismos intereses. Esto puede aportarte nuevas oportunidades profesionales, crear acuerdos empresariales o simplemente conocer otros puntos de vista diferentes a los tuyos.

En definitiva, estos motivos demuestran que para afrontar con éxito las exigencias del mercado laboral, es importante formarse constantemente. De hecho, en muchas empresas cuentan con programas de formación internos para los trabajadores.

Pero si tu empresa no te facilita cursos y otras actividades formativas, también puedes buscarlas por tu cuenta. Por ejemplo, en SANROMAN tenemos una amplia oferta de cursos de formación gratuitos para desempleados, autónomos y trabajadores. Si estás interesado, te recomendamos que la consultes en cambiatucurso.es.